Datos personales

Mi foto
La vida me puso demasiadas veces de rodilla. Pero jamás podrá borrarme la sonrisa. Y ni mucho menos hará que me de por vencida.

lunes, 10 de febrero de 2014

Adiós pequeña adiós…


Tenia ganas de escribir sobre este tema, ya comente en otra entrada que después de mi legrado pasó algo terrible que me deprimió aun mas...desde que pasó lo que a continuación voy a escribir, tengo la conciencia intranquila, no tiene nada que ver con el tema de mi Blog . Pero quien tenga animales de compañía seguro que me entiende.

Adoptamos hace 3 años a una gatita abandonada, tenia 20 días cuando la trajimos a casa. Enseguida se convirtió en nuestra consentida, la adoraba, era muy muy cariñosa, se pasaba el día detrás mío, dormía en mi pecho, me hacía muy muy feliz.

A pesar de ser una gata cariñosa, al cumplir el año empezó a tener comportamientos extraños, odiaba las visitas, más de un susto se han llevado nuestros invitados – No le dimos importancia, estaba muy mimada y acostumbrada a vivir en un ambiente muy tranquilo. 

Pero los ruidos le empezaron a molestar, el sonido del móvil, la tele alta, la lavadora, la batidora, absolutamente todo…Cuando uno de estos ruidos le enfadaban nos atacaba a Marido o a Mi, a quien primero pillara en su camino, teníamos las piernas totalmente destrozadas.

La llevamos al veterinario, no le encontraron nada raro, pero el veterinario nos dijo que posiblemente tuviera un trastorno neurológico. No hicimos caso.

Decidimos esterilizarla, pensábamos que ahí se acabaría el problema.

Pero una mañana estando yo en la cocina, sin ton ni son apareció a atacarme, pase mucho miedo, me destrozo el muslo, tenía una botella de agua a mano, se la vacié por la cabeza, reaccionó y se escondió. 

Vuelta al vete, no tenía nada físico, me mandaron unas hormonas sintéticas para enchufar en casa,y unos ansioliticos, con eso se relajaría.

Pero nada más lejos de la realidad, se tiraba una época bien, y de repente un día sin más, volvía a atacarnos.

Vivíamos asustados en nuestra propia casa, teníamos cuidado al hacer cualquier ruido extraño, a no hacer movimientos bruscos, todo giraba en torno a la Gata. La cosa, que ella cuando estaba bien era la más cariñosa del mundo.

Pero este verano la cosa empeoro, pasaba mucho tiempo sola con ella, y más de una vez he tenido que encerrarme en el dormitorio esperando la llegada de mi Marido.

Ya estando embarazada me atacó en un brazo, no le dije nada a Marido, me juró en el último ataque, que una mas y no la volvería a ver.

Así que en el mes de Septiembre yo ya iba con media manga para ocultar las heridas (finalmente me pilló)..Me fui al médico, me daba miedo que aquello pudiera afectar a mi embarazo – Me dijo que no, que si la gata era casera y estaba vacunada, desinfectando bien las heridas no pasaba nada. .Pero me recomendó no vivir con una gata así, era un peligro para nosotros y para nuestro futuro bebé.

Me enfade mucho, por nada del mundo me iba a deshacer de mi pequeña.

No quería pensar en eso, una vez llegado el bebé ya me plantearía que hacer, pero en mi mente no entraba no verla más, era mi vida entera, mi compañera, mi niña, la que me hacia reír, la que me quitaba las penas, era mi todo…

El 11 de Octubre ( justo al otro día de mi legrado), me levante de madrugada, no podía dormir y me fui a ver la tele, enseguida se enrosco en mis piernas a ronronear, yo la acariciaba y ella era feliz.

De repente y sin motivo, me mordió en la mano, la cogí de buena manera y la puse en el suelo. De repente me empezó a atacar como nunca antes lo había hecho, me intente defender con los cojines del sofá, pero era imposible…Grite, grite y grite…Marido salió del dormitorio, no me la podía quitar de encima, lo intento con cojines, con la almohada, incluso intento enrollarla en una sabana ( pase autentico pánico)..A todo esto, mi vecina tocaba el timbre, la mujer e asusto muchísimo con mis gritos.

Al final en uno de los gritos de Marido ella reaccionó y se escondió en el cuarto pequeño.

El salón era una piscina de sangre, me tocaba las heridas y me notaba la piel desgarrada, me metí en la ducha me enjuague la sangre y para Urgencias.

Cuando llegué, no daban crédito de que aquello me lo hubiese hecho una gata casera.

Me vacunaron del tétano, me desinfectaron y me pusieron un par de puntos en las heridas más profundas.

Al otro día marido la intento llevar al veterinario, fue imposible, el veterinario tuvo que venir a casa, la gata gritaba, bufaba, y hacia unos ruidos de lo más extraños. Ése hombre se espantó al ver mis heridas. No nos dio opción, esa Gata tenía un grave trastorno, en adopción no la podíamos dar, era poner en riesgo a otra familia, en un refugio su vida corría peligro, con esa actitud cualquier otro gato podría matarla.

Yo no quería oír aquello “ Eutanasia”, me dio un ataque de ansiedad, a mi pequeña no pensaba hacerle eso, el Veterinario intento tranquilizarme y hacerme entrar en razón. Me dio unos días, pero según él – No iba a consentir que viviéramos con un animal así.

Pedimos otra opinión en otro Veterinario, nada mas contarle, su diagnostico fue el mismo, tenía un grave trastorno neurológico.

Me pase dos días en cama, el Médico me mando unos ansiolíticos, entre el legrado y aquello, solo quería dormir y dormir..Que mas podía pasarnos???

Pero una mañana me levante, y las cosas de mi niña no estaban, mi niña tampoco. Me quería morir, llame a Marido, hacia dos horas que la habían Eutanasiado. Casi me muero, me habían arrebatado a mi pequeña mientras dormía, no pude hacer nada por ella.

Marido vino a casa, me intento convencer que había sido lo mejor, pero lo odiaba, lo odiaba con toda mi Alma. Era tal mi estado que llamó al Veterinario para que hablara conmigo _ Una vez más --, Era lo mejor, habéis echo todo lo posible bla bla bla bla.

Ya ha pasado algún tiempo, la sigo echando de menos, la veo por todos sitios, y lo peor que jamás me perdonaré no haber hecho más por ella, otra opinión mas, algún tratamiento, algo..No paro de buscar información, en estos casos esa parece la salida, pero yo sigo pensando que podríamos haber hecho más, me consume la culpa….Dormía y no hice Nada, no, no me lo perdono.

Las cicatrice de las heridas las llevare para siempre en mi cuerpo, pero sin duda la que mas me molesta, es la que llevo en mi conciencia.


Pequeña, allá donde estés perdóname, siempre te llevare en mi corazón.


23 comentarios:

  1. Ay alma que entrada mas triste :( tte iba leyendo y me estaba angustiando mas y mas. Yo creo que hiciste lo correcto, imagínate que te hubiera atacado a la cara o que tu marido no hubiese estado para ayudarte.

    Además, piensa que seguramente en esos ataques incluso tu gatita se sentiría mal por hacerte eso, seguramente ella no quería hacerte ningún daño, pero al estar enferma no podía controlarlos, y ella también sufría.

    Está claro que a ella ya le has perdonado todo lo que te hizo, así que ahora es el turno de que tu te perdones a ti misma y dejes de culparte por algo que por supuesto era el único camino para todos.

    Yo si acaso sí hubiera preferido al menos despedirme y estar presente en sus últimos momentos, pero estuvo tu marido que era el que tuvo que tomar la decisión mejor para todos.

    Un besote gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo que sigo pensando mucho es eso, que no hubiese estado mi Marido, lo pienso y me da taquicardias, no se que hubiese sido de mi..Lo mejor fue no verla, aunque parezca egoísta no hubiese podido soportar despedirme de ella, siempre que la llevaba al veterinario me quedaba fuera, se ponía echa un furia y lo pasaba mal, pero yo lo pasaba peor solo de verla.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  2. Uf, nena! me has dejado fatal!
    Yo también tengo una gatita adoptada, con un carácter muy especial, y sé lo que se siente.
    Eso sí, nunca jamás me ha atacado! Y aunque es lo que más quiero en esta vida, no podría vivir con miedo a que me hiciera algo. Además, lo que comentas no es un ataque en juegos, es algo muy serio.
    Aunque no voy a quitarte tu dolor, entiendo que has hecho todo lo que has podido, cuidándola, vigilándola, medicándola... Aunque yo también hubiera preferido poder despedirme de ella, la decision que tomasteis fue la indicada.
    Mucho ánimo.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda mi vida he tenido gatos, en casa de mi abuela hasta 12 llegamos a tener, muchos de ellos con carácter raro y especial, pero a lo sumo que he recibido ha sido un manotazo de déjame en paz, esto me dejó fuera de juego, aparte del dolor que conlleva tener que eutanasiarla, lo mas triste es que le he pillado miedo a los gatos, a esos seres que siempre he adorado, cada vez que me cruzo con alguno me da un vuelco el corazón.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  3. Quitate esa culpa preciosa, tu gatita estaba enferma y qué mas se podía hacer?, no te martirices, hicisteis mucho por ella, ¿crees que otra familia hubiera "aguantado" lo que tu pasaste? no, lo mas seguro es que la hubieran abandonado en el mejor de los casos, y hubiera muerto en otras condiciones.... Tratasteis con medicamentos y nada, mas no se podía hacer. Como bien te dicen seguro que tu gatita ni si quiera quería atacarte.
    Entiendo tu dolor, tengo una perrita que es lo mas en mi vida y sufriría mucho si me pasa algo como a ti, pero estaba malita, y aunque la decisión de llevarla cuando tu estabas dormida es un poco brusca, fue lo que debia pasar. Seguro que tu gatita sabe lo mucho que la querías.
    Aun así te admiro por aguantar esos ataques! y vivir con miedo.
    No te culpes , fue las circunstancias y no tenía la pobre otro futuro.


    Mucho ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras..La verdad que no se podía hacer mas, pero siempre te queda la espinita. Ahora ya solo vivo con su recuerdo, con el recuerdo de cuando estaba bien y le daban ataques de cariño. Lo que nunca me hubiese perdonado es abandonarla a su suerte, ahora al menos se que descansa en paz.

      Eliminar
  4. No te culpes Alma, no podías vivir con ese miedo,comprendo que la querías mucho, tu gatita estaba enferma y no había otra elección. Mucho ánimo, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sueños..poquito a poco intento sacarme la culpa, siempre te queda la cosa de no haber echo mas, pero era algo que se veía de venir, tarde o temprano hubiese pasado.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  5. Alma creo que no había mucho más que pudieras hacer, no puedes vivir con miedo en tu propia casa y menos aún el día que tengas hijos, entiendo que la quisieras muchísimo y que la añores, pero hicieste lo mejor, estaba enferma y eso no es vida ni para la propia gatita ni para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es algo que me decían continuamente las personas de mi entorno "como podéis vivir con miedo?" Pero pensábamos que de alguna forma lo solucionaríamos, esta claro que llegado un bebe la gata no se podía quedar, a pasado lo inevitable, se veía de venir y su final pues no podía ser otro.
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Por lo que cuentas es más que evidente que tu gatita tenía un trastorno bastante grave. Me ha dado miedo lo que has contado de como te dejó la piel, nunca había escuchado nada así. Pero evidentemente nada de esto puede quitar ni disminuir la pena que sentiste de perder a tu gata. Era tu gata, la querías, y seguro que ella a vosotros también.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco he escuchado nunca un caso como este, y eso que siempre he vivido rodeada de gatos, de todas las especies, abandonados, que venían maltratados, y nunca nunca tuvimos un problema como este. Realmente pase miedo, las marcas son muy graves, no creo que se me borren nunca, y veremos cuando llegue el verano y me de el sol, lo peor como digo en otra respuesta, es el miedo que les he cogido, dudo que vuelva a tener otro felino en casa.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  7. ay que triste , que momentos tan duros, amamos tanto a nuestras mascotas, nos dan tanto amor, del puro del verdadero,pero esa situacion ya era muy grave, hicieron lo mejor , no tengas dudas, ella siempre estara en tu corazon, Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es triste, y duro...la llevaré en mi corazón y poco a poco me iré desprendiendo del sentimiento de culpa.
      Un beso!!

      Eliminar
  8. Yo también he tenido mascotas, así que tuvo que ser un momento terrible. Cuando se murieron mis perras, lo pase muy mal. Creo que hicisteis lo mejor para vosotros y para vuestra gatita.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo aquellos que amamos a nuestras mascotas podemos imaginar lo duro que es, intento pensar eso, que fue lo mejor para todos. Al menos ahora ya descansa en paz.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. Alma, lo siento mucho. No puedo ni imaginarme la pena que tienes pero por favor no te culpes de nada porque aquí no hay culpables, por desgracia la gatita estaba enferma y podía haber pasado alguna tragedia, lo que cuentas ya casi lo es y no es posible viviir atemorizada en tu propia casa. Fuerza! Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, hubiese podido ser una tragedia, por ejemplo si me pilla sola en casa, o que cuando se escapaba hubiese atacado al niño de mi vecina....no quiero ni imaginármelo. Por desgracia estaba enferma, y aunque me come la culpa se que ahora ya no sufre.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  10. Vaya, lo siento Alma. Tengo desde hace muchos años perros en casa y sé perfectamente lo que se siente cuando les pasa algo. Aún así, tienes que intentar pensar en que estaba muy enfermita, y que de alguna forma, al ser un trastorno neurológico, tenía mal pronóstico. No te culpes, fué lo mejor. Ánimos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alba, es verdad que se pasa muy mal. Dudo que vuelva a tener mascostas, es un poco egoísta, pero no quiero sufrir, con este tema lo he pasado muy mal. Eso intento pensar todos los dias, que estaba enferma y ahora ya este donde este no sufre.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Es terrible. Había oído algún caso de esos con perros, pero nunca con un gato. Vaya mal rato, justo en un momento tan delicado además. Mucho ánimo.
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en gatos tampoco lo había oído, pero ya ves, me toco a mi. Ya solo queda vivir con su recuerdo.
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  12. Por Dio si pierdo a mi Coco, creo que no voy a soportarlo. Ya basta tanto dolor, he perdid mi ultimo embrión hace un mes puedo levantarme de la cama, ni me consuela la ovo que me plantean ni el amor de mi familia ni marido. Ana de Buenos Aires. Te deseo paz

    ResponderEliminar